Breve homenaje a un hombre coherente

Publicado 01.3.2018   por CéSAR SALDAñA
Pudiera parecer fácil dedicar unas líneas a Santiago Lledó en la hora de su partida.

Pudiera parecer fácil dedicar unas líneas a Santiago Lledó en la hora de su partida. Un obituario sobre nuestro querido compañero se llenaría inevitablemente de referencias a su bonhomía, a su carácter íntegro y alegre; a su inmenso amor a su mujer Virtudes y a su familia; y, por supuesto, a su extraordinaria dedicación durante tantos años a los otros dos grandes amores de su vida: el Carmelo y el Jerez. Uno de naturaleza espiritual y otro más terrenal, pero dos facetas de su vida a las que Santiago se dedicó con una actitud similar, presidida por sus convicciones inquebrantables y un comportamiento siempre consecuente.

Sin embargo, por encima del recuerdo de todas su virtudes, de su bondad, de su carácter metódico y detallista, la terrible noticia que nos ha sacudido en esta preciosa mañana de febrero me ha hecho pensar en Santiago como una persona extraordinariamente singular. Porque Santiago Lledó –Jaime, para mi familia y para muchos de sus amigos– era de las personas más coherentes que yo he conocido; y eso es algo que no abunda, porque es sin duda de los rasgos de la personalidad más difíciles de conseguir y, sobre todo, más difíciles de mantener a lo largo de toda una vida. Intuyo que un elemento fundamental para la coherencia son las convicciones profundas, que en Santiago afloraban rápidamente a poco que se hablara con el. Su propio aspecto físico, siempre impoluto, bien “maqueao”, como a él le gustaba decir, transmitía un mensaje de coherencia, de actitud siempre consecuente con lo que estaba haciendo y con lo que se esperaba –y él mismo esperaba– de él. Recuerdo haberme quedado absorto viéndole por la Porvera en la procesión de la Virgen del Carmen, vistiendo su hábito carmelita con una naturalidad y una dignidad de figura de santoral. Es cierto que el hábito no hace al monje, pero hay personas que extienden su coherencia a su apariencia y Santiago era de esos que, con traje príncipe de gales o con las vestiduras carmelitas, se imbuían de todo lo que conllevaba el papel que le tocaba vivir en cada momento.

Y durante muchos años, su papel en el ámbito del Jerez fue uno de los motores de su vida. Para Santiago, el Jerez –así, como mayúsculas– no era sólo el vino; de hecho probablemente el vino en sí no era lo que más le interesaba. No eran tampoco las bodegas ni era siquiera su querido Consejo Regulador. “El Jerez” era la materia que amalgamaba a su gente, a su tierra, a sus empresas e instituciones; para Santiago, nuestro vino era la bandera que envolvía las señas de identidad de su tierra y de su cultura, y por eso lo defendía como algo suyo.

Buscando esa coherencia que Santiago nos transmitía con su conducta, escribo estas líneas un poco aturrullado, pero con la paz de espíritu que me proporciona hacerlo mientas me tomo una copita de oloroso. Sólo media copa, en un catavino jerezano por derecho; a breves y pausados sorbitos; casi mareando la copa. Pensando en mi amigo Santiago Lledó, del que tanto he aprendido y deseando que esté donde él siempre pensó que estaría, después de este trance inevitable: en brazos de su madre, la Virgen del Carmen.

 

 

César Saldaña
Director General de los Consejos Reguladores de las D.D.O.O. de “Jerez-Xérès-Sherry”, “Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda”, “Vinagre de Jerez” y “Brandy de Jerez”.
categorías de este artículo

Últimas Noticias

¿Qué esperar de Vinoble 2018?

Publicado 21.5.2018
por Vinos de Jerez

Manuel Gatón y Daniela Urminská ganan Sherry Maratón 2018

Publicado 30.4.2018
por Vinos de Jerez

La clarificación en el Jerez hasta los años setentas del Siglo XX

Publicado 03.5.2018
por Francisco José Becerra Marín
Jerez-Xérès-Sherry

Vinos de Jerez

TRADICIÓN, ARTE Y PASIÓN
Vino Generoso

Manzanilla

Vino Generoso

Fino

Vino Generoso

Amontillado

Vino Generoso

Oloroso

Vino Generoso

Palo Cortado

Vino Generoso de Licor

Pale Cream

Vino Generoso de Licor

Medium

Vino Generoso de Licor

Cream

Vino Dulce Natural

Moscatel

Vino Dulce Natural

Pedro Ximénez